22 Noviembre 2016

“Desde que mi marido enfermó, el hospital se convirtió en nuestra segunda residencia, ya que pasamos mucho tiempo allí, pero esto nos dio la oportunidad de conocer no sólo a los profesionales que en ella trabajan sino a las personas que hay detrás de cada una de esas batas blancas o trajes azules o uniforme que lleven…. Quiero reiterar el profundo agradecimiento en nombre de mi marido, mis hijos y el mío propio. Sois todos muy grandes!!“