DERECHOS DE LOS PACIENTES

  1. Acceso a los servicios sanitarios que requiera, recibiendo un trato humano, amable comprensivo y respetuoso Respetando a su dignidad humana sin discriminación por raza, creencias religiosas, sexo, recursos económicos y recursos culturales.
  2. Conocer la identidad de su médico, que será su interlocutor principal con el equipo asistencial y el responsable de proporcionarle toda la información necesaria que requiera, en términos comprensibles, de manera clara y veraz. En caso de ausencia, otro facultativo del equipo asumirá tal responsabilidad. Así mismo podrá disponer de una segunda opinión médica en cualquier momento.
  3. Recibir atención sanitaria en un tiempo adecuado según el proceso, así como a que se le ofrezca información sobre los plazos de respuesta en consultas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas para los diversos procesos.
  4. Información de su estado de salud durante todo el proceso Asistencial. Así como a las personas que usted permita. Asimismo tiene derecho a que se respete su voluntad de no ser informado.
  5. Ser informado del uso, en su caso, en proyectos docentes o de investigación, así como ensayos clínicos, de los procedimientos de diagnóstico y terapéuticos que se le apliquen, los cuales en ningún caso podrán comportar peligro adicional para su salud. En todo caso será imprescindible la autorización previa, y por escrito del paciente, pudiendo negarse en cualquier momento.
  6. Decidir libremente entre las opciones clínicas que le presente el médico, después de recibir una adecuada información. Es preciso su consentimiento, realizado a través del Consentimiento Informado, antes de una intervención quirúrgica, procedimiento diagnóstico invasivo y cuando se lleven a cabo procedimientos que conlleven riesgos relevantes para la salud. Excepto en los siguientes casos:
  • La no intervención suponga un riesgo para la salud pública.
  • Exista un mandato legal expreso.
  • No se encuentre capacitado para tomar decisiones (en cuyo caso el derecho corresponde a sus familiares o personas allegadas).
  • Que la urgencia de la asistencia no admita demoras.

 

  1. Confidencialidad de sus datos personales y Aseguramiento de custodia de su Historia Clínica.
  2. Privacidad durante la realización de tratamientos médicos o quirúrgicos.
  3. Recibir Informe de Alta una vez finalizado el proceso asistencial así como otros certificados de salud.
  4. Todo individuo tiene derecho a estar libre del daño causado por el pobre funcionamiento de los servicios de salud, los errores médicos y la negligencia profesional, y el derecho de acceso a los servicios de salud y tratamientos que cumplan con estándares de alta seguridad.
  5. Todo individuo tiene derecho al acceso a servicios de alta calidad basados en la especificación y cumplimiento de estándares precisos. Esto implica la especificación y cumplimentación de estándares de calidad precisos, establecidos mediante un procedimiento público y consultivo y periódicamente revisado y evaluado.
  6. Recibir un tratamiento personalizado adaptado a sus necesidades.
  7. El paciente tiene derecho a conocer los cauces formales para presentar reclamaciones, quejas sugerencias, y, en general, para comunicarse con la institución.
  8. Que se le realicen todas las acciones oportunas que, junto a la atención a su proceso, tengan como fin reducir y paliar el sufrimiento y el dolor tanto en aquellas situaciones críticas como ante el proceso de la muerte, de acuerdo con el máximo respeto a la autonomía, la integridad y la dignidad humana.
  9. El paciente tiene derecho a que se tengan en cuenta sus voluntades anticipadas, manifestadas debidamente y con anterioridad.

 

DEBERES Y OBLIGACIONES DE LOS PACIENTES

  1. Cumplir con las normas del hospital y utilizar adecuadamente sus instalaciones, favoreciendo su habitabilidad y el confort de los demás pacientes, así como a tratar con el debido respeto a todo su personal (sanitario o no), como al resto de pacientes y familiares.
  1. Cumplir las prescripciones generales de naturaleza sanitaria comunes a toda población, así como las específicas determinadas por los servicios sanitarios.
  1. Firmar, en caso de negarse al tratamiento propuesto, el documento en el que conste su rechazo tras haber sido suficientemente informado, así como, en su caso, a firmar el alta voluntaria.